Celebramos este mes de diciembre 11 años de la introducción de Reiki como técnica terapéutica en nuestro centro. 11 años de abordaje profesional y metodológico. De evolución y formación continua. En estos 11 años hemos atendido cerca de 100 pacientes y 98% de resultados positivos. Y todas estas evidencias se encuentran registradas y archivadas documentalmente para que en algún momento puedan ser sacadas a la luz de forma científica. Es decir, independientemente de que el nivel de conocimiento actual no alcance para demostrar qué es exactamente esa energía tan eficaz en el tratamiento de las dolencias físicas y mentales, queda más que patente su efectividad en nuestro centro. Constatamos lo que ya se ha evaluado y publicado en muchos centros sanitarios y hospitales del mundo, con la excepción de que hay escasísimos estudios publicados sobre la especificidad de Reiki sobre tratamiento psicológico.

A partir del año 2012 empezamos a atender a pacientes que acudían a la consulta con problemas de tipo psicológico, ya que el Dr. Otomo además de médico es psicólogo, y los resultados eran sorprendentes y altamente positivos. Primero a pacientes con pequeños niveles de ansiedad que mejoraban rápidamente, más tarde, ante la efectividad de la técnica Sei heki del Reiki original, él mismo recomendaba atender con Reiki a pacientes con niveles altos de ansiedad, depresión, fobias, adicciones y otros sufrimientos emocionales. Como psicólogo, el Dr. Otomo abandonó casi en su totalidad la práctica psicológica y yo fui progresivamente cultivando experiencia y añadiendo otras formaciones terapéuticas que complementasen las intervenciones, creando un método de abordaje y tratamiento que integramos desde hace años con auriculoterapia, acupuntura, técnicas de respiración y meditación u otras que conllevan que el paciente se implique asimismo en su proceso de curación. El aumento de demanda para atender con Reiki hizo que incluyésemos hasta tres terapeutas de la escuela de Jikiden Reiki.

El núcleo fundamental del tratamiento psicoemocional en Reiki tradicional japonés es la técnica denominada Sei heki. Esta técnica fue creada por Mikao Usui en 1922. Es una técnica muy potente cuyo principio fundamental se basa en que cada ser humano nace correcto, con un alma pura, y que la incorrección que se ha instalado en esa persona, provenga de dónde provenga, debe deshacerse. No se busca de dónde procede la incorrección, sino, diríamos, cuál es el programa o patrón que se ha asentado en su mente y que es causa de su sufrimiento. Esto se traduce y se expresa por aquella palabra, sentimiento, emoción o dolor aflictivo que la persona tenga interiorizada en su mente y expresa al terapeuta como el núcleo alrededor del que gira obsesiva y negativamente su diálogo interno (ansiedad, desidia, miedos, culpabilidad…). Entonces, podemos tener a una persona que expresa y sienta que tiene ansiedad (independientemente de que se atenga a un diagnóstico o a una clasificación psicológica normativizada) solo se tiene en cuenta lo que esa persona siente, y atendemos a sus correlatos físicos (trastornos estomacales o intestinales, falta de respiración, vértigo, palpitaciones…) , o una persona que tiene miedo a la enfermedad o a la muerte, o que su rabia o rencor le produce sufrimiento mental y físico y provocan situaciones familiares conflictivas produciéndose una retroalimentación negativa constante en la interactuación con el medio.

La técnica Sei heki se conservó intacta en una zona de Japón después de la Segunda Guerra mundial, pero pasó amputada y modificada a Estados Unidos y Europa. De ahí que la técnica original pura conserve toda su eficacia.

Sei Heki se trabaja tema por tema. Ayudamos a esa persona a establecer una lista de temas, unos cuatro cinco, en una escala desde el más prioritario o que más le hace sufrir al que menos. A cada tema le dedicamos cuatro o cinco sesiones o más. Como en cualquier proceso curativo nunca puede haber un cálculo concreto. dependerá del enraizamiento en el tiempo, y de las situaciones y circunstancias personales, familiares y sociales y otros factores. Quizás en el proceso del tratamiento del primer tema, se va diluyendo también el que el paciente había colocado como segundo sentimiento aflictivo o emoción negativa; entonces seguiríamos tratando el colocado como tercer tema. Y así progresivamente. Al mismo tiempo, se van tratando aquellas zonas que el paciente nos ha indicado como sintomáticas de sus correlatos físicos (cabeza, garganta, corazón, etc…) para que estos síntomas disminuyan. Una de los beneficios transversales de Reiki es que va eliminando la confusión mental característica de estados psicológicos alterados y procurando en consecuencia claridad mental, por lo tanto esto nos facilita que el paciente exprese cada vez más y mejor el núcleo de su dolor mental. Es decir, podemos ir cada vez con más certeza al centro de la diana. Sei heki actúa en la profundidad del subconsciente, allí donde la mente racional no actúa, u opera con lentitud y mucho trabajo terapéutico convencional. Muchos de nuestros pacientes acuden a nosotros después de una larga temporada con psicólogos o psiquiatras y en ese proceso han llegado a un punto de estancamiento del que ya no logran ningún avance. Otros vienen al mismo tiempo que acuden a un psicólogo y el avance en la terapia psicológica es más veloz. Otros vienen directamente solo para solventar su problema con Reiki.

Pongamos un ejemplo, una persona que aparece en la consulta diciendo que sufre de depresión. Relata que tiene tristeza, desgana por la vida, angustia vital, muchas preocupaciones, confusión mental, y miedo general o miedo a la vida, o a la enfermedad o a morir o a envejecer. Físicamente relata que tiene cansancio, vértigo, problemas estomacales, sensación de opresión en el pecho. Siempre tratamos la cabeza porque así se actúa sobre todas las funciones del organismo, sobre el sistema neuronal y sobre el sistema nervioso central. Sobre el balance razón y emoción y sobre la concentración , la atención y la claridad mental, entre tras cuestiones que atañen tanto a la mente burda o racional y la mente sutil y el inconsciente. Con Sei heki empezamos con el objetivo de eliminar la tristeza. Cuando la tristeza desaparece, empezamos a tratar la desgana por la vida, cuando esta desaparece pasamos a eliminar el miedo general o específico que nos exprese. Mientras, vamos equilibrando todas las zonas del organismo relacionadas con las diferentes emociones o tratamos más tiempo el área timo-corazón si siente palpitaciones , ahogo, o presión en el pecho, o el área del plexo solar si tiene angustia vital y la siente en esa zona. Y así progresivamente, siendo este sintético ejemplo un esquema de abordaje. El proceso puede redireccionarse en cualquier momento adaptándose a la evolución de la persona ya que el tratamiento con Reiki puede hacer que se vayan sanando al mismo tiempo cuestiones que estaban en las primeras sesiones y que van desapareciendo, o que salgan a la luz otras cuestiones que son las causas más remotas que están en el trasfondo de la mente y de la vida de la persona (violencia infantil, abusos sexuales, muertes prematuras de familiares, suicidios…) y que nos ayuden a especificar cada vez más el objetivo del abordaje. La primera parte de la sesión siempre es una charla de unos quince minutos para ir supervisando el desarrollo de la terapia e ir estableciendo el trabajo concreto para cada sesión y sus posibles cambios.

A lo largo de estos 11 años y entre esas cien personas, hemos atendido todo tipo de alteraciones psicológicas de raíz neurótica y psicótica (agorafobias, claustrofobias, fobias sociales, autolesiones…) y procesos emocionales aflictivos muy diversos . Sei heki también se utiliza para el tratamiento de adicciones (alcoholemia, drogadicción, bulimia…) y para personas con fuertes consecuencias traumáticas causadas por hechos muy dolorosos en su vida. Hemos tratado niños, adolescentes y adultos de todas las edades , aunque especificakikimente Sei heki solo se puede utilizar a partir de la adolescencia dependiendo de la madurez del paciente, Los problemas infantiles se abordan con esquemas concretos de sesiones generales de Reiki.

Los tratamientos se completan con utilización concreta y/o complementaria de auriculoterapia, acupuntura, prácticas de qi gong, técnicas de respiración y meditación, reflexología y otras prácticas que se enseñan al paciente para hacer en casa e implicarse en su propia curación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies